Cambio de idioma  

Spanish English French German Italian Portuguese Russian
   

El Superlibris  

El superlibris es una identificación de la propiedad del libro, que se realiza a la vez que la encuadernación. Suelen ser de dos tipos: figurativos y textuales.Los textuales recogen frases cortas o simplemente las iniciales del nombre del propietarios, mientras que los figurativos incorporan motivos de carácter simbólico o heráldico. Se suelen realizar en relieve y con pan de oro.


   

El exdono  

El exdono es una variante de los superlibris y de los exlibris. La locución latina ex-dono precede al nombre de la persona que dona el libro. Utiliza los mismo mecanismos que el superlibris y el exlibris (grabado al encuadernar o etiqueta pegada en la guarda) y sirve para recordar a la persona que realiza la donación de sus libros.


   

    Esta técnica es similar a la de los grabados al buril. La única diferencia es que el artista dibuja directamente en la plancha con un utensilio punzante que al rayar el metal va dejando una cresta (rebaba) en uno o ambos lados del surco. Estas rebabas retienen la tinta, de forma que al estampar la imagen se producen unas lineas suaves. Las tiradas realizadas con este procedimiento no suelen ser numerosas ya que en la impresión se desgastan las rebabas perdiéndose el aspecto aterciopelado de las lineas.La duración de la plancha depende mucho de la habilidad del estampador, pero en ocasiones se procede a acerarla para darle mayor utilidad y permitir un mayor tiraje de ejemplares.

 

    Hasta finales del siglo XV la punta seca se empleo como complemento a la técnica del buril, siendo el Maestro del Libro di Casa a quien primero se le atribuye la utilización de esta técnica en exclusiva. Posteriormente Durero y otros grabadores usaron esta técnica, pero el reducido tiraje hizo que posteriormente solo fuera utilizada por determinados artistas. En el Arte contemporáneo pintores como Miró utilizaron esta técnica.

   

   

Buscar en este sitio